Cursos
Podcast
Canales Youtube
Visitantes

27,277,601

LO QUE VERDADERAMENTE ENSUCIA A LA DEMOCRACIA? es la ignorancia, la ilegalidad y la corrupción.

Hits:7326

Uno de los problemas más graves de nuestra sociedad es la ignorancia que tenemos de nosotros mismos, como pueblo y como cultura. Hemos sido colonizados mental y espiritualmente, siempre despreciando lo propio y exaltando lo ajeno, vagando en “el laberinto de la soledad”, de ser “un extranjero inculto en su propia tierra”. Siempre tratando de copiar modelos extranjeros y menospreciando lo propio.

 

Las declaraciones del presidente del Consejo General del Instituto Estatal Electoral (IEE), José Luis Echeverría Morales, son un claro ejemplo de cómo los funcionarios incultos están incapacitados para cumplir, por su ignorancia, con su alta responsabilidad.

 

El pasado ocho del presente declaró a El Imparcial que: “LOS USOS Y COSTUMBRES ENSUCIAN LA DEMOCRACIA". Su desafortunada declaración, demuestra el poco tacto y nulo respeto a la milenaria y ancestral Cultura de Oaxaca. Nos demuestra además, su inconmensurable ignorancia sobre la historia antigua del Anáhuac y su desprecio por las elaboradas formas de convivencia y organización, que han estado presentes en Oaxaca, por lo menos tres mil años y que existen 418 municipios que utilizan “Los usos y costumbres” para autogobernarse. Debe entender el funcionario, que sí “Los usos y costumbres” se han mantenido a pesar de gente ignorante y maliciosa, es porque HAN FUNCIONADO.

 

Tenemos que puntualizar: Primero debemos de aclarar que lo que hoy se llama “usos y costumbres”, viene de un largo proceso de desarrollo humano que se inició alrededor del año 1500 a.C. Nuestros antepasados fundamentaron su civilización (una de las seis más antiguas de la humanidad) en cuatro sistemas: el alimenticio, el de la salud, el educativo y el de la organización social. De este último sistema viene lo que hoy conocemos como “usos y costumbres”. Para que el señor Echeverría entienda, …“su democracia”, que es “ajena”, apenas tiene 231 años de funcionar y lo que él desprecia, que es lo “propio”, tiene más de tres mil quinientos años de experiencia.

 

Y en los últimos 486 ha sido permanentemente agredida por intereses colonizadores-explotadores y gente ignorante y malinchista. En efecto, La Asamblea, el Tequio y el Sistema de Cargos es un maravilloso legado cultural de sabiduría humana, que les ha permitido a nuestros pueblos sobrevivir a la barbarie de la cristianización primero, y luego a la civilización, modernidad y globalización extranjera. Desde 1521, los extranjeros y sus lacayos autóctonos, han tratado de destruir todo vestigio de esta recia y poderosa forma de vivir y entender el mundo y la vida, que es opuesta a sus intereses.

 

Debemos de señalar que el Sistema de Cargos y “los usos y costumbres” surgieron gracias a la sabiduría y la experiencia en la organización social. Un ejemplo: Para 1519 la ciudad más grande de Europa era París y contaba con 62 mil habitantes. En el Anáhuac, la ciudad de México-Tenochtitlán contaba con más de 750 mil habitantes, como podrá comprender el amable lector, las formas de organización en el Anáhuac eran mucho más antiguas, complejas y efectivas que las europeas.

 

“La democracia” nació real y verdaderamente en 1776 con la creación de Los Estados Unidos, antes de ellos, ningún pueblo en el mundo se gobernaba con este sistema. Lo de los griegos y romanos es más un mito que una realidad “democrática”. La democracia es un invento de los dueños del dinero para gobernar a los pueblos a través de los políticos, quienes gobiernan a favor los intereses económicos de sus patrones. La democracia esta asociada a la modernidad, a la propiedad privada, al capitalismo, a la tecnología, el consumismo, el libre mercado y el individualismo. La democracia pondera el “derecho del individuo” sobre la sociedad. La materia sobre el espíritu, la modernidad sobre la tradición, el interés privado sobre el bien común.

 

En cambio, las formas tradicionales de gobierno, (no solo en el Anáhuac) ponderan la tradición, la espiritualidad, el comunitarismo. En las comunidades que se gobiernan por las asambleas y el sistema de cargos, se pondera el bien común sobre el interés privado. El “nosotros” es más importante que “el yo individual”, la propiedad comunal que la propiedad privada, el interés del pueblo que el de una familia.

 

A los dueños del dinero, “los mercaderes” (grandotes y chiquitos) no les conviene a sus intereses que los pueblos se auto gobiernen a través de “los usos y costumbres” milenarios, porque “ellos”, no pueden meter la mano y manipular para su provecho, como lo hacen en comunidades “democráticas-modernas”, en las que los pueblos están divididos y enfrentados, en medio de un mar de corrupción y escándalos. Todos sabemos que atrás de los candidatos y los partidos políticos está “Don dinero” y que dinero llama a dinero y por ello, la democracia es un asunto solo de dinero.

 

Tenemos la muestra de que en las comunidades que han dejado los usos y costumbres y se “han modernizado”, se ha roto la concordia social y la lucha política se caracteriza por su bajeza, corrupción y criminalidad. Las comunidades reciben fuertes presiones del poder económico y de sus empleados, que trabajan en el poder político, para que “se modernicen” e implementen “la democracia”, Caballo de Troya, para dominar a la comunidad a través de la división y el enfrentamiento por medio del poder político y el dinero.

 

Lo que el señor Echeverría no sabe, es que las únicas comunidades democráticas, entendiendo como “el gobierno del pueblo y para el pueblo”, son las que se siguen las antiguas formas de “usos y costumbres”. Por supuesto que en las asambleas no habla el que quiere, sino el que HA SERVIDO A LA COMUNIDAD. Porque ésta, es otra de las características de este sistema. Desde la infancia se les enseña a los niños que el mayor privilegio es SERVIR a diferencia de los comunidades donde la política y los partidos políticos han hecho su agosto, en estas comunidades “modernas” se enseñan a la gente a servirse del cargo, por eso invierten tanto dinero para llegar a él.

 

En el Sistema de Cargos los ciudadanos sirven sin recibir un pago, ya quisiéramos los mexicanos ver a “los servidores públicos” de los tres niveles de gobierno, trabajando sin recibir un quinto. Sería bueno que los diputados y senadores, así como el presidente y sus secretarios, no solo se quitaran el sueldo, sino que se cortaran las uñas. Especialmente a los burócratas electorales, que son los que más ganan y tienen las mejores prebendas.

 

El señor Echeverría se queja que no participan en las asambleas las mujeres y los avecindados. El primer punto es muy complejo de explicarlo en esta entrega, dado que es un proceso cultural, pero la presencia de la mujer indígena es mucho más fuerte que la de la mujer mestiza en la toma de decisiones al interior de la familia. El hombre va a la asamblea a confirmar lo que se acordó en casa. El segundo, se debe a que los que no conocen las tradiciones y costumbres, y están “colonizados por la modernidad”, no pueden entender la democracia comunitaria, el bien común sobre el interés privado.

 

Pero en las comunidades “modernas-democráticas”, los que toman las decisiones son siempre un reducido y selecto grupo de poderosos y se excluye a las mayorías. Pero lo más importante que debe entender el señor Echeverría, es que en “la real democracia” en la que él trabaja, MÁS DE LA MITAD DE LA GENTE NO VOTA. Y no vota porque ellos no escogieron a los candidatos, porque no los conocen, porque saben que gane quien gane ellos pierden, porque saben que las elecciones, desde las presidenciales en Estados Unidos o en México, hasta las municipales en la Sierra, en todas, LA LEGALIDAD ESTA EN ENTRE DICHO.

 

Nunca antes en la historia de "La democracia” las instituciones, los partidos y los políticos, están totalmente desprestigiados. La mayoría de la gente no cree en ellos y eso es responsabilidad únicamente de ellos. Para muestra esta la triste y penosa situación del señor Ugalde.

 

Lo que verdaderamente ensucia a la democracia, son los fraudes, los mapaches, “Las caídas del sistema”, los dineros ilegales que se invierten en las campañas, los contubernios con los medios masivos, los desvíos de recursos gubernamentales a las campañas políticas, los “apoyos” de las grandes corporaciones económicas, los “Carros completos” y los pleitos navajeros al interior de los propios partidos.

 

Lo que ensucia la vida democrática de esta nación es el bajo nivel de confiabilidad, decencia y honestidad en los partidos políticos, los amigos de Fox, los Pemexgate, el Fobaproa y la gente como Madrazo, Fox, Gordillo, Ugalde, el niño verde, Espino, Bejarano, López Obrador y un largísimo etcétera. Es inadmisible que un funcionario oaxaqueño se exprese de esta manera de las milenarias formas de organización y Cultura oaxaqueña. Esta es una de las razónes de la distancia entre gobierno y pueblo.

Buscar