Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

30,721,884

LA MEDICINA ANAHUACA. Frank Díaz.

Hits:6045

LA MEDICINA ANAHUACA. Frank Díaz.
"La sanación del cuerpo físico fue uno de los aspectos en que más se destacó la sociedad mesoamericana. Su sistema de salud era avanzado para su época, pues ello era imprescindible en una civilización aislada. Se basaba en consideraciones humanitarias con repercusiones religiosas, como encontramos en el siguiente consejo del Wewetla?tolli:

?Atiende a la necesidad de quien padece, el enflaquecido, el desnudo, el pobre. Sobre todo, apoya a los enfermos, pues son la imagen del Dueño del Cerca y el Junto.? (Códice Florentino)

"La visión peyorativa de los invasores y las pesquisas etnológicas han deformado nuestra imagen de la medicina prehispánica. En la actualidad, cualquiera se autotitula 'médico tradicional' y sale a experimentar con los demás. Antaño era diferente, los especialistas en salud eran médicos, no curanderos. Sólo se les permitía ejercer después de décadas de estudio y probación, y ejercían en hospitales bajo la supervisión del Estado. Muestra del rigor de aquellas prácticas, es que, cuando alguien entraba al hospital, hacía un contrato con el médico; por un lado, el paciente se obligaba a obedecer todas las prescripciones recibidas; por el otro, el médico contraía una responsabilidad de vida o muerte, siendo castigado si el paciente moría por su negligencia o incompetencia.

LA MEDICINA ANAHUACA. Frank Díaz."La medicina anahuaca era de efecto comprobado. Los textos sapienciales exponían al falso médico, y la pseudomedicina se castigaba con rigor, como veemos en el Wewetla?tolli:

?El médico verdadero es sabio, da vida, prueba las hierbas, piedras, árboles y raíces, ensaya sus remedios, examina, experimenta, alivia las enfermedades, da masajes, concierta los huesos, purga a la gente, hace que se sientan bien, les da brebajes, los sangra, corta, cose, hace reaccionar, cubre con ceniza. En cambio, el médico falso se burla de su prójimo y, en su burla, mata a la gente con medicinas, provoca indigestión y empeora las enfermedades. Es un hechicero, pues se esconde en sus secretos. Posee semillas y hierbas maléficas. Es un brujo que, en lugar de experimentar, echa suertes; mata con sus remedios, empeora, ensemilla, enyerba.? (Códice Florentino)

"Los medicamentos se confeccionaban con sustancias químicas, casi todas de origen mineral o vegetal, y se aplicaban en tratamientos probados. Algunos tratamientos pueden parecernos extraños; por ejemplo, uno de los más usuales, calificado por los cronistas españoles como ?una crueldad?, consistía en punzar al paciente con agujas de cristal de roca, y depositar en la cavidad polvos reactivos:
?(Era) muy usado de los indios curar diversas enfermedades y dolores, punzando con agujas o con dientes de víbora la parte afectada... Luego acude (el médico con el polvo de) tabaco y lo restriega mucho en las partes punzadas? Las tercianas (fiebre intermitente) curan comúnmente, punzando el espinazo con una aguja... Preguntando por la medicina, respondió que (consistía en) punzar todo el vientre con una aguja.? (Alarcón, Tratado de las Idolatrías)

Las fracturas de huesos se trataban, entablillando el miembro con ciertas resinas que daban un acabado muy compacto, ligero y resistente. La cirugía se practicaba con navajas de obsidiana, las cuales poseen el borde más filoso que se conoce, lo que redundaba en un menor castigo a los tejidos. Se usaban anestésicos, pues los médicos anahuacas tenían a su disposición un amplio arsenal de plantas psicoactivas, cuyos efectos conocían bien.
"El temascal formaba parte de la práctica médica, sirviendo para ramear al enfermo con plantas medicinales. También se usaba en los partos, para que el niño naciera en un medio húmedo, caliente y oscuro.

Tomado de "Kinam 2, Técnicas nahuálicas", por Frank Díaz

Buscar