Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,855,904

El alcance de los números en el México antiguo. Frank Díaz

Hits:1216

El alcance de los números en el México antiguo. Frank Díaz
Desde el momento en que los invasores europeos talaron el árbol de la civilización indoamericana, y durante más de cuatro siglos, las ciencias toltecas quedaron sepultadas en el olvido. Con ello, la humanidad perdió la posibilidad de usar en su beneficio la experiencia acumulada por los pueblos nativos de América durante milenios de desarrollo autónomo.A fines del siglo 18, el despertar de la conciencia histórica entre los europeos motivó a grandes hombres del pensamiento a investigar las antiguas culturas. En unos pocos años, Europa descubrió, fascinada, el esplendor de las literaturas de la India, China y Arabia; un erudito francés descifró la escritura de los egipcios, y otros sacaron a la luz las olvidadas ciudades de Mesopotamia, Persia y el Cercano Oriente. Después de un siglo de hallazgos que cambiaron radicalmente la imagen que los europeos tenían sobre la historia de la humanidad, la mirada de los investigadores se dirigió a América.Desde el primer momento, quedó claro que, para entender las culturas del México y el Perú antiguos, era necesario descifrar sus matemáticas, ya que estos pueblos le habían dedicado una gran atención a los misterios del número y su representación. Ya en la década de 1830, el erudito turco Samuel Rafinesque-Smaltz estudió el sistema numérico que habían descubierto poco antes los exploradores en las ciudades perdidas de la selva maya, estableciendo correctamente el valor de los puntos y las barras.Cincuenta años más tarde, el estudioso alemán Ernst Förstemann, mientras analizaba unas láminas del Códice de Dresden, se dio cuenta de que los mayas habían empleado dos tipos de numeración: una, estrictamente vigesimal y de carácter civil, y otra calendárica, que contenía una excepción en el orden de las veintenas. De ese modo, logró descifrar las complicadas cuentas del ciclo de Venus.

El alcance de los números en el México antiguo. Frank DíazEl tercer hito de esta historia ocurrió en el año 1966, cuando el ingeniero mexicano Héctor María Calderón publicó su libro ?La ciencia matemática de los mayas?. Basándose en deducciones lógicas, Calderón logró establecer los principios de una aritmética que él llamó ?maya?, aunquees aplicable a todos los pueblos de Anawak. También llegó a la conclusión de que los mesoamericanos debieron emplear un tablero de cálculo para facilitar sus operaciones, pues la propia naturaleza de sus números
lo sugería. En las siguientes páginas trataremos de seguir la pista de ese hipotético tablero, a través de las evidencias arqueológicas. Las investigaciones emprendidas hasta hoy, han creado las bases para penetrar en uno de los aspectos clave de la cultura mesoamericana. Sin embargo, aún nos falta mucho para saber hasta dónde, realmente, llegó el alcance los números y las ciencias toltecas. Tengo la impresión de que el futuro nos depara grandes sorpresas en tal sentido, y es responsabilidad y privilegio de las nuevas generaciones el darle continuidad a la tarea.Deseo expresar mi agradecimiento a todos los que han participado en esta fascinante historia de desciframiento, tanto en el pasado como en el porvenir; y, en especial, al ingeniero Calderón, a quien dedico esta obra.

Uno de los aspectos que distinguen a los pueblos del México antiguo, entre las grandes culturas de la tierra, es su fascinación por las matemáticas, ciencia que desarrollaron a un nivel muy alto. Las matemáticas de Anawak eran tan capaces como las nuestras; tenían unas nociones de orden, estructura y conjunto, y un perfecto sistema de simbolización con el cual se podía representar cantidades hasta el infinito. El ingeniero Calderón resume esos logros con las siguientes palabras:La lengua maya tenía vocablos para las operaciones de suma, resta, multiplicación y división; conceptos tales como infinito, cero, remanente, igualdad, identidad, fracción y muchos otros... numerales rojos para indicar los valores negativos y negros para los positivos... Posiblemente, tuvieron un signo equivalente a nuestro punto decimal y ábacos más perfectos que los chinos. (La ciencia matemática de los mayas)Lo mismo podríamos decir de la lengua nawatl y, seguramente, de las otras lenguas cultas de Anawak, pues las matemáticas no fueron propiedad de un pueblo en particular, sino un legado común de todos los mesoamericanos.Para apreciar en su esplendor el alcance de aquella ciencia, vale la pena conocer la historia de los números en nuestra propia cultura. Para nosotros, es muy sencillo hablar de cantidades como un millón, un billón, etcétera; pero, llegar a tales conceptos nos tomó miles de años de desarrollo. Los antiguos griegos, egipcios, hebreos y romanos no sabían representar el cero ni tenían idea del orden por posiciones. Cuando el científico griego Arquímedes (287 antes de Cristo) escribió un ensayo sobre los números, no encontró un término superior a la miríada (diez mil) para denominar cantidades, por lo que, a partir de ahí, tuvo que contar por ?miríadas de miríadas?. Sólo a fines de la Edad Media, por influencia de los árabes ? quienes habían obtenido dicho adelanto de los hindúes ?, los europeos desarrollaron la noción de la cifra y el orden decimal. Poco después, los comerciantes Italianos introdujeron la palabra ?milion? para referirse a un millar de millares. En cuanto al billón, tuvo que esperar para su nacimiento a que el matemático francés N. Chuquet lo inventara hacia el 1500. Y un concepto como el de ?infinito? no tuvo signo propio hasta 1656, cuando el matemático inglés J. Wallis empleó para ese efecto un ocho colocado en posición horizontal (?).La situación en Anawak fue diferente. Los hallazgos han demostrado que, por lo menos desde mediados del primer milenio antes de Cristo, los olmecas ya conocían las cifras y los órdenes, lo cual implica el dominio del concepto del cero matemático. Asimismo, las fechas que inscribieron en sus estelas de piedra demuestran que sabían trabajar con los números negativos; e incluso diseñaron un signo en forma de espiral que hoy conocemos como Glifo de Serie Inicial, cuyo significado literal, en el contexto de una cuenta calendárica, es ?infinitos órdenes vigesimales?.Estos inventos facilitaron las operaciones aritméticas de tal manera que, muy pronto, los mesoamericanos pasaron al estudio y representación de los grandes números. Por ejemplo, la estela 10 de la ciudad maya de Tikal, construida a comienzos de la era cristiana, contiene una fecha escrita con nueve cifras, que hacen un total de 68 millones 116 mil años. Otra estela en dicha ciudad representa una fecha de hace 400 millones de años, expresada en el número de días transcurridos desde entonces. El signo numérico más elevado que han descubierto los arqueólogos en las inscripciones mayas vale 64 millones de unidades, pero la lengua maya contiene el término Oshlahundzacab, que significa decimotercer orden calendárico, cuyo valor matemático es de casi 74 mil billones de unidades. El énfasis en las matemáticas no era exclusivo de las clases cultas de Anawak. También el ciudadano común y corriente sentía fascinación por el misterio de los números, tal como se revela en la costumbre de poner a los niños recién nacidos nombres formados por un número y un signo. Las exigencias de la vida cotidiana, tales como la medida y repartición de los campos, la conducción del agua y el cálculo de masas y resistencias necesario para la construcción de las grandes pirámides, aunadas al reto intelectual de descifrar las leyes del movimiento de los astros, obligaron a los sabios de Anawak a estudiar la representación del número, y a solucionar problemas aritméticos y geométricos.
Hacia la época del esplendor olmeca, a fines del segundo milenio antes de Cristo, esos sabios realizaron un descubrimiento de excepcional importancia, que nuestra cultura moderna aún no ha sabido implementar en un nivel popular: la estructura de la cifra. Ello les permitió representar científica o racionalmente el número, así como elaborar fórmulas de cálculo más simples que las que empleamos nosotros en la actualidad. A su vez, la estructura de la cifra generó la noción del orden, la cual dio origen a los conceptos del cero, el infinito y la periodicidad. Finalmente, la representación de las cantidades sugirió, por sí misma, el tablero de cálculo.
El interés de los mesoamericanos en las matemáticas propició la construcción de herramientas que facilitaron las operaciones de cálculo, entre las cuales podemos mencionar las siguientes:- El Nepowaltsitsin, calculador, una cuerda de la cual colgaban hilos de diversos colores donde se apuntaban las cantidades a través de nudos.1- El Mekatlapoalli, cuerda de cálculo, una cuerda con nudos que permitía medir distancias. Su nombre indica que también servía para calcular, probablemente proporciones o triangulaciones.

- El Witoliu?kanepanolli, rosario. No está claro qué tipo de instrumento era este, pues no ha dejado huellas arqueológicas; sin embargo, el ingeniero David Esparza Hidalgo (quien le llamaNepowaltsitsin) afirma que se trababa de un ábaco vigesimal. Operaciones realizadas en la actualidad con dicho ábaco, demuestran que su eficacia es comparable a la de nuestras calculadoras electrónicas. Donde más se evidencia el alcance de aquellos números es en el calendario de Anawak, verdadero prodigio del intelecto humano.Este mecanismo, basado enlas posibilidades de combinación de los conjuntos de números y signos,motivó que las matemáticas toltecas se desarrollaran en un sentido distinto de las nuestras, pero no menos refinado.A través del calendario, los números penetraron en la cosmogonía y la religión de los toltecas, como se ve en el hecho de que las funciones del matemático?astrónomo se unieron con las del sacerdote, puessu objeto de estudio (los números y los ciclos) se entendía como la expresión de la conciencia divina. Por ello, afirma un texto indígena:Quienes calculan cómo cae un año, cómo sigue su camino la cuenta de los días, (cuándo) cae cada una de sus veintenas, quienes de esto se ocupan, a ellos les corresponde hablar de los dioses. (Informantes de Sahagún, Coloquio de los Doce).
___________________
Tomado de:
http://faces.unah.edu.hn/arqueo/images/stories/docs/Documentos_en_Linea/Numeracion.pdf


Buscar