LA LEY TELEVISA?.un ejemplo cristalino de autoritarismo y corrupción.

“El mundo y la verdad”, son creados y recreados por los medios, especialmente por la televisión y la radio. Los medios masivos son un fenómeno tecnológico que ha cambiado totalmente la vida de los seres humanos, son un verdadero parte aguas en la historia de la humanidad. Los medios están diseñados para dominar y controlar a las masas. La radio y la T.V. inciden en el subconsciente de las personas…son su intimidad y su conciencia, y están en todos lados y a todas horas. Nadie puede escapar de ellos…nadie.

 

Los dueños del dinero, los verdaderos poseedores del PODER, los controlan y los usan para sus necrófilos intereses. El mundo que estamos viviendo usted y yo, hoy se construye en los medios. La vida hace medio siglo era totalmente diferente a lo que es hoy…y eso, se lo debemos a los medios.

 

Lo que no pasa en la T.V. no es cierto, no es verdad, no existe en la realidad. La “verdad” se repite una y otra vez en los noticieros. Lo bonito lo feo, lo bueno lo malo, lo justo y lo injusto, lo agradable del mundo y la vida…sale en la T.V. Los valores, las actitudes, los paradigmas, los modelos de educación, hoy en día se encuentran en la T.V. No hace mucho tiempo, por la forma de hablar de cualquier mexicano, sabíamos de dónde era…hoy gracias a la T.V. todos hablan igual que Borzo, Adal Ramones o Vulgarcito.

 

El mismo gobierno, gobierna a través de la T.V. Ya no importa hacer obras, lo importante es anunciarlas. No importa sí son verdad o mentira, si están bien hechas o mal hechas, lo importante es que estén en los medios. Miles de amparos en el mundo real se interponen en contra de la nueva Ley del ISSSTE, pero la realidad televisiva, nos enseña que esa ley es lo mejor. De modo que los que interpusieron el amparo viven fuera de la realidad.

 

Todo esto viene a cuento por la famosa Ley Televisa. La verdad es que esta ley es el abuso más grande que han hecho los dueños del dinero en contra del pueblo y el gobierno mexicano. En realidad no es una ley, sino un “paquete de negocios”, en el que se despoja al pueblo y al gobierno de la soberanía y se le esclaviza a una plutocracia autoritaria y abusiva.

 

No es el punto de esta entrega analizar la ley en sí, muchos colegas ya lo están haciendo. Lo que nosotros pretendemos es llamar la atención del amable lector, en el “procedimiento” para validar este atentado, pues nos demuestra, CON HECHOS CONSUMADOS, que los políticos de todos los partidos no buscan el interés de la Nación ni del pueblo. Nos demuestra que con dinero y los medios, los verdaderos poderosos hacen lo que quieren y pueden manejar a su conveniencia a la Cámara de Diputados y parte de la Cámara de Senadores, y ni que decir de la presidencia.

 

Televisa hizo el año pasado todo lo que quiso y manipuló, chantajeó y presionó a todo mundo, desde los candidatos a la presidencia, pasando por el secretario de gobernación, los presidentes de los partidos políticos y los líderes de las cámaras, para sacar una ley hecha por ellos a su medida y a sus intereses…pasó sobre todos, evidenciando la corrupción y la falta de patriotismo de aquellos que dicen defender el interés de la Nación y el bienestar del pueblo. Y todos cooperaron o se hicieron de la vista gorda, desde los más derechistas hasta los más izquierdistas…!bufones de opereta! Todos mentirosos, simuladores, cínicos, todos.

 

Insisto, el punto no es analizar la injusta y abusiva Ley Televisa, sino el cómo la lograron imponer a los políticos mexicanos, el cómo usaron a las instituciones “legalmente”. Eso nos demuestra la realidad desnuda de la política, de los políticos en México y sobre todo, la debilidad del Estado. Nos enseña que el pueblo no tiene instituciones, ni funcionarios, ni partidos políticos que velen por su bienestar, que solo son mercancía en oferta al mejor postor.  El pueblo esta indefenso ante la voracidad y criminalidad de los adoradores del becerro de oro, tanto locales como internacionales que tienen sometido a la pobreza y el embrutecimiento al pueblo, vía la televisión y la radio.

 

Solo un puñado de Senadores encabezados por Javier Corral han logrado poner una piedrita en el camino de esta felonía. Ahora el asunto esta en manos del tribunal más alto de la Nación. Ahora los mexicanos veremos “de que está hecha la ley en México”. Lo justo y lo digno, es que se comience de cero y se vuelva a legislar en base al interés del pueblo y la nación mexicana, no en base al interés de una reducida plutocracia. Legislar sobre los medios es un asunto de seguridad nacional y de rectoría del Estado, sí el Estado pierde el control y la rectoría de los medios…el país estará perdido. ¡No es una exageración!

 

Por eso se entiende como todos los medios del mundo están “ladrando” en contra del pueblo y gobierno venezolano, que a través de su presidente han decidido no renovarle la concesión a una “hermana” de Televisa en Venezuela, quien se dedicó a sabotear el proyecto que el pueblo y el gobierno venezolano han decidido implantar. Sea bueno, malo o este equivocado, en las urnas, la mayoría de los venezolanos apoyan las medidas del Sr. Hugo Chávez y ese pequeño sector rico de la sociedad “democrática”, esos cuantos que tienen todo y están acostumbrados a pasar sobre todo para imponer sus intereses y mantener sus prerrogativas, están alarmados de cómo se esta atentando en contra de sus ancestrales privilegios de explotar y embrutecer al pueblo, en contubernio con los sucesivos gobiernos surgidos de la democracia de “los mercaderes”.

 

De la misma manera en México, las dos televisoras comerciales están acusando a Chávez de dictador y a los honestos senadores que impugnan la Ley Televisa, de querer volver al autoritarismo de Estado. Totalmente falso, lo cierto es que gracias a la corrupción de la clase política en México, vamos directo al autoritarismo del Mercado.