LA CRISIS DE LA EDUCACIÓN Y LOS RECHAZADOS

El problema de los estudiantes rechazados es la punta de un inmenso iceberg que se hunde en la historia y la estructura de nuestra nación. Actualmente somos un país de “expulsados y rechazados”. En efecto, millones de mexicanos han sido “expulsados” del país, por las injustas condiciones económicas, debido al abuso y la incapacidad de quienes gobiernan a un país con recursos naturales y mano de obra excelente, pero que su incapacidad y su corrupción provocan la pobreza y la desesperanza en cerca de las tres cuartas partes de los mexicanos, que no cuentan con las condiciones adecuadas para vivir.

 

Por otra parte, más allá de los millones de mexicanos mayores de 15 años, que representan el 8.4% de la población que no sabe leer y escribir. Sumándole a las decenas de millones de mexicanos que se pueden denominar “analfabetos funcionales”, es decir, que “medio” saben leer y escribir, y que muy pocas veces usan ese conocimiento de manera práctica-constructiva.

 

A toda esta catástrofe, súmele usted, que la EDUCACIÓN EN MÉXICO ES UN FRAUDE. En efecto, datos de la SEP nos dicen que de cada 100 niños que entran a primaria, solo 14 llegan a tener un título universitario y muchos de los “profesionistas” está sin empleo. Esa es la otra verdad, según el INEGI el 36.98% de los desempleados tienen estudios terminados de bachillerato y de nivel superior. Como ve usted, amable lector, el panorama es desolador.

 

Pero si a estas “sumas funestas”, usted le añade la “cereza al pastel” de los “estudiantes doblemente rechazados” y digo, doblemente, porque están siendo rechazados por una sociedad que no los quiere y por instituciones que los rechazan por su bajo nivel académico.

 

Esta es la cara oculta del problema. El sistema económico global no los quiere. No están en los proyectos estratégicos de los grandes capitales que hoy mueven al mundo y manejan a los gobiernos. En el futuro que “los mercaderes” construyen a bayoneta calada, no existen las universidades humanistas, críticas y de interés social. El futuro de la educación, según ellos, es la privatización. Educar únicamente para el trabajo, para formar cuadros de capataces,  técnicos y obreros eficientes, como perfectas piezas producidas por una insensible troqueladora.

 

“Profesionistas” que no piensen, que no sientan, que no estén comprometidos con su pueblo, que no sientan ninguna responsabilidad social o histórica. Gente que solo piense en “su triunfo y en su éxito personal”, en tener, comprar y pagar. Y a pesar de todo…también es un fracaso “esa clase de educación”.

 

En efecto, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey realizó un estudio con una generación que se había titulado diez años atrás, se quería saber…en qué trabajaban. Resultó que el 80% de los egresados estaban trabajando en campos ajenos al que había estudiado.

 

Como sabemos, la ignorancia es la madre las grandes riquezas. Entre más ignorantes y embrutecidos seamos los mexicanos; extranjeros como los Slim, los Zambrano, los Harp, los Saba y todo ese 10% de “mexicanos” que poseen el 40% de la riqueza nacional, seguirán enriqueciéndose inhumana e inmoralmente, más y más. Lo único que puede cambiar el estado COLONIAL de la injusticia, abuso y reparto inequitativo de la riqueza es la EDUCACIÓN.

 

Como la historia nos lo demuestra, no es la lucha armada o la lucha política lo que puede cambiar el ESTADO DE INJUSTICIA que vive la nación, pues en estos quinientos años hemos tenido un rosario de sangrientas luchas fraticidas y un sin fin de luchas políticas llenas de fraudes y trampas y nada ha cambiado, nada. Todo es, “quítate tú para que me ponga yo”, y seguir haciendo más de lo mismo que su antecesor.

 

El Sistema Educativo Moderno de México tuvo un excelente inicio con la creación de la SEP en 1921 a cargo de José Vasconcelos y siguió así hasta que lo empezó a destruir Luís Echeverría, quien tuvo a 4 secretarios de la SEP y “4 reformas educativas 4”. Cuando, primero los políticos y después los tecnócratas se apoderaron de la educación, el desplome ha sido devastador. Ha sido el propio gobierno quien ha destruido el Sistema Educativo que fue un logro de la Revolución.

 

El uso de los profesores como la tropa priísta para las trincheras en las luchas electorales, la creación de los grandes cacicazgos en el SENTE, desde el nefasto Jonguitud Barrios y la siniestra profesora Gordillo. En Oaxaca, para nadie es una novedad que los anteriores gobiernos estatales apoyaron y alimentaron a la Sección 22. Que hoy los políticos no se rasguen las vestiduras y culpen a los profesores del fracaso de la educación, si ha sido el propio sistema el que la ha corrompido y destruido.

 

Lo mismo sucede con la educación superior. Existe una estrategia sistemática de desmantelamiento y destrucción de la educación superior. A partir del movimiento estudiantil de 1968, las instituciones de nivel superior han sido saboteadas, infiltradas de porros y han entrado a la arena de la lucha política y del poder.

 

Recuérdese la campaña que se orquestó en contra de la UNAM. Se recortan subsidios, se toman dediciones políticas en vez de dediciones académicas. Se trata de demostrar que la universidad pública es un fracaso y que las universidades privadas son la “salvación”. Totalmente falso, en las universidades públicas y privadas encuentra uno de todo, bueno y malo.

 

Se ha perdido la esencia de la enseñanza superior. En efecto, en este nivel la excelencia es lo que cuenta. Tanto de las instituciones, como de la planta docente y por supuesto de los estudiantes. Entiéndase bien, la educación superior es para una ELITE. Es una demagogia “la universidad para el pueblo”, no todo “el pueblo” esta dispuesto a sacrificarse en el esfuerzo sostenido para llegar a la excelencia académica. No todos tienen la capacidad de auto disciplinarse, de ser responsables y cumplidos, de hacer un supra esfuerzo para trabajar y concentrarse en la investigación y construcción del conocimiento. La educación superior es para una elite, no para un puñado de “niños bien” que papi les paga todo, ni para una turba de vagos revoltosos, cobijados por seudo políticos esbozados.

 

Es en cambio, para una elite de jóvenes responsables y comprometidos por el bienestar de su comunidad y de su nación. De esta manera, el ingreso a los estudios de nivel superior debe ser una OPORTUNIDAD PARA TODOS, no importando su nivel económico o social, pero debe ser eso, solo una oportunidad. El que no tenga los méritos académicos, el que no tenga la disciplina y la responsabilidad, NO TIENE NADA QUE HACER EN UNA UNIVERSIDAD. Sí se le acepta…por presiones políticas, solo llevará PROBLEMAS POLÍTICOS a la institución; porque, sí entra a base de chantajes y desmanes, todo lo querrá obtener de esa manera, no solo el título, sino luego el poder económico y político. Lo que mal empieza mal termina.

 

Los rechazados de la UBAJO, del IPN, de la UNAM y de todas las instituciones de nivel superior del país…son rechazados del sistema colonial. Aceptarlos, es cavar más profundo la tumba de un mejor futuro para la sociedad. Aceptarlos es anteponer las presiones políticas al interés del bien común, la responsabilidad social y la educación. Es negar la esencia y el compromiso de las universidades, como instrumentos de cambio y de mejora social. Aceptarlos es destruir a las instituciones.

 

Los rechazados vienen de-formándose desde la primaria. Ineficiencia en la planeación educativa, corrupción en el sindicalismo, malos maestros, pésimos alumnos. Círculo vicioso que no se puede romper y que, a los poderosos, a los que se enriquecen de la ignorancia de las mayorías, no les conviene romper. A los dueños de televisa y tvazteca, y de todas las empresas que producen productos chatarra, no les conviene un pueblo educado.

 

A TODOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS, no les conviene un pueblo educado. A TODAS LAS TRASNACIONALES, no les conviene un pueblo educado. A todos los GOBERNANTES AUTÓCRATAS Y CORRUPTOS, no les conviene un pueblo educado. A los NARCOTRAFICANTES y a los capos del CRIMEN ORGANIZADO, no les conviene un pueblo educado. A todos los que viven y se enriquecen de la ignorancia…no les conviene un pueblo educado.

 

Mientras en el sistema educativo de Oaxaca y del país, no se rompa este círculo vicioso. Mientras se siga auspiciado al maestro “grillo”, al directivo mafioso, al líder sindical deshonesto. Mientras las instituciones de educación pública sean “cañoneras políticas cargadas de corsarios, que navegan en los corruptos mares de la politiquería”, los extranjeros explotadores seguirán hinchándose de dinero, porque ellos saben que “a río revuelto en las universidades…ganancia de mercaderes”.