Cursos
Podcast
Canales Youtube
Visitantes

27,277,589

MITOS Y FANTACIAS DE LA DEMOCRACIA

Hits:5364

La democracia fue inventada en Estados Unidos por los “mercaderes” para usurpar el poder, primero en Europa y luego en el mundo. Esta perversa forma de organización, que en nombre de un supuesto gobierno del pueblo y para el pueblo, propicia y exalta la propiedad privada, el libre mercado, la libre empresa, las sociedades anónimas, el secreto bancario, la publicidad, la usura comercial y financiera, el capitalismo, el neoliberalismo y la globalización. La democracia favorece exclusivamente a los “mercaderes”, aquellas 500 personas, familias y empresas que controlan el dinero de casi todo el mundo.

 

El mito de que los seres humanos “son iguales” y que se pueden gobernar por ellos mismos es históricamente imposible. La democracia lo que en verdad alienta es un estado de confusión y luchas fraticidas por el poder entre grupos políticos financiados por los mercaderes.

 

La democracia es un estado de “desorden-dirigido-controlado”, donde la gente olvida el interés común y privilegia el interés particular, debilitando al Estado, fortaleciendo el Mercado y esclavizando a los ciudadanos a la ignorancia, la pobreza y la enajenación.

 

En efecto, “a río revuelto… ganancia de mercaderes”. Las sociedades, en vez de estar organizadas y dirigidas por una suprema autoridad moral intachable, que cuide por los intereses del pueblo y de la civilización (Faraones, Canes, Tlatuanis, etc), son entregadas a un puñado de políticos sin una formación sólida en el aspecto moral, ético y espiritual. Dispuestos a cometer toda clase de atropellos a la ley y a la sociedad con tal de obtener el poder.

 

La política “democrática” desde el siglo XIX que se inventó, es el arte de mentir diciendo cosas bonitas y, actualmente, el mejor político es aquel que tiene el mayor financiamiento para “invertir” en publicidad. No existe un “voto razonado” y si, gracias a la publicidad, un voto enajenado por los medios masivos.

 

La democracia fue concebida por los mercaderes, que desde la caída del Imperio Romano migraron del Cercano Oriente a una Europa bárbara y guerrera. Durante más de mil años se incrustaron en la sociedad europea, se asentaron en las afueras de los castillos de los Señores feudales y poco a poco lograron filtrarse, gracias a su poder económico, hasta la misma cámara real. En Inglaterra lograron crear el Parlamento, con lo cual compartieron el poder con el rey y los “señores”, llamándose así mismos “comunes”, que no era tan comunes pues eran los que tenían el dinero.
 

Como el Rey Felipe II no les permitió apoderarse económicamente de las colonias iberoamericanas, usaron a Inglaterra para que invadiera el Norte del continente y a través de dos empresas llevaron a los más pobres y fanáticos del Norte de Europa a fundar lo que más adelante sería el país de los mercaderes.

 

En efecto, los colonos pobres, dirigidos por una élite de mercaderes iniciaron la Guerra de Independencia y crearon el primer país en la historia de la humanidad. Hasta 1776 no existía en el planeta un solo país. Inmediatamente después financiaron la Revolución Francesa y con Napoleón iniciaron la lucha en contra de las monarquías europeas para instaurar la democracia y el libre mercado en Europa.

 

El discurso de Washintong, Napoleón y Bush, en esencia es lo mismo… luchar hasta el fin del mundo por imponer la democracia. La creación de la democracia esta asociada directamente a la creación de los Estados Unidos.

 

Las formas milenarias de organización humana, han sido los reinos, los imperios y las federaciones. En todas ellas eran gobernadas por la NOBLEZA. Extiéndase como la élite de personas que desde su infancia fueron preparados para exaltar su nobleza y calidad humana a través de los mejores maestros.

 

Los mercaderes desde el siglo XIX se han dedicado a denostar las antiguas formas de gobierno, que no siendo perfectas, fueron muy superiores a la democracia, pues ésta lo único que en verdad protege es el comercio, el lucro, el mercado y por supuesto a los mercaderes.

 

Los gobernantes tradicionales, de cualquier parte del mundo tienen una responsabilidad social, cultural e histórica con su pueblo. Los gobernantes creados por la democracia no tienen ninguna responsabilidad con el pueblo y solo con quienes los financiaron para llegar al poder. Las fuerzas del “Mercado” no tienen responsabilidad social ni histórica.

 

Esta es la “verdad sospechosa” de la democracia. Inglaterra primero y después Estados Unidos se han convertido en los países donde los mercaderes han desarrollado su poder global. Desde 1776 se han dedicado a derrocar todas las formas milenarias de gobierno y a destruir las formas tradicionales de organización social en el mundo, para imponer “la democracia” (el gobierno de los mercaderas a nombre del pueblo) y la “modernidad” (la forma de vida impuesta por el consumo y el mercado).

 

Los pueblos del mundo están engañados y decepcionados. En los dos últimos siglos “democráticos” los pueblos, no solo han perdido libertades, creencias, tradiciones, armonía y la felicidad. Sino lo que es más importante, han llevado a la humanidad a una pérdida de valores espirituales del mundo y la vida, a tal punto que la usura y el frenesí del consumo están poniendo en peligro de muerte a todas las formas de vida y al planeta mismo.

 

En los últimos 50 años en que los mercaderes han adquirido casi todo el poder planetario la vida en la Tierra se acaba y se marchita. La gente cada día tiene menos dinero, tiene más cosas que comprar y vive más pobre. Los pueblos están enajenados y embrutecidos por los medios masivos y la sociedad de consumo. Se ha llegado a extremos impensables de la miseria espiritual. La degradación del individuo como un ser conciente y espiritual, la destrucción de la familia como base de la sociedad y la desintegración de la sociedad, son generados por la democracia.

 

Las personas se sienten frustradas. Las sociedades buscan mejorar la vida a través de lo que le han dicho que es LA ÚNICA FORMA DE GOBIERNO… la democracia. Los políticos engañan una y otra vez a los pueblos que no encuentran salida a esta degradación. Los pueblos tienen la esperanza que “el nuevo” nos liberará de estos males y, desgraciadamente, siempre resulta peor que el anterior.

 

Nos engañan diciendo que “la democracia es perfecta, que los imperfectos son los humanos”. Eso es falso, la democracia esta diseñada para crear el caos y la confusión social. Los resultados de la democracia hablan por sí solos.

 

¿Es la democracia la única y mejor forma de gobierno? La historia nos dice que NO. ¿Cuál fue el sistema de gobierno que en el México antiguo permitió más de mil años de esplendor? ¿Cuáles fueron los sistemas de gobierno y organización social con los que las grandes civilizaciones posibilitaron siglos y siglos de esplendor y bienestar humano en China, India, Egipto, Mesopotamia y en la Cordillera de los Andes? ¿Qué logros espirituales, éticos y morales lograron estas civilizaciones y qué es lo que nos ha dejado la democracia de los mercaderes en estos dos siglos?
 

El futuro de la mundial es su pasado. Necesitamos re-plantearnos el estudio de la historia de la humanidad y las civilizaciones. Despojándonos de la visión tendenciosa, maniquea y lineal con los que los mercaderes explican la historia.

 

Necesitamos ver con ojos descolonizados las formas de gobierno y organización social de los pueblos originarios que han logrado sobrevivir a la invasión de los mercaderes, no sólo en América, sino en todo el mundo.

 

“Aunque usted no lo crea, la Tierra es redonda.”

 

Buscar