Cursos
Podcast
Canales Youtube
Visitantes

27,277,640

¿QUÉ SIGNIFICA EN VERDAD LA LIBERTAD?

Hits:8713

Se afirma que la libertad es el bien más preciado de la “democracia”. Pero… ¿qué es en verdad “la libertad” o qué debemos entender por LIBERTAD?

 

Los “mercaderes” han usado el concepto de libertad para engatusar a los pueblos y esclavizarlos. En efecto, paradójicamente los “mercaderes” han logrado eslavizar a los pueblos que han “liberado y democratizado”.

 

No es posible que existan “varias libertades”. La libertad es solo una y es irrenunciable e intransferible. La libertad no nos hace felices a los seres humanos… nos hace sencillamente SERES HUMANOS.

 

La libertad interior, la libertad que produce la conciencia de SER y la conciencia espiritual, la libertad de trabajar por liberar el espíritu de nuestra materia, la libertad de tener la posibilidad de trascender el mundo material, en una palabra… la libertad de acercarnos a Dios por medio de nuestros actos cotidianos. Amable lector, esta es la irrenunciable y verdadera LIBERTAD.

 

La libertad de los “mercaderes” tiene que ver con el culto al dinero, al becerro de oro y al consumo. Es imperante subrayar un concepto que pasa desapercibido, pero que resulta fundamental para entender la manipulación histórica que han hecho los “mercaderes” del concepto de libertad.

 

Debemos entender que desde la invención de la agricultura entre los ríos Tigres, Efurantes y Nilo hace 10 mil años, hasta el siglo XVIII, NO EXISTÍA LA LIBERTAD ECONÓMICA y los mercaderes de todo el mundo estaban muy controlados para que su poder económico no se inmiscuyera en el gobierno de los pueblos.

 

La “iniciativa privada, la libre empresa, el libre comercio, la libertad económica, nacieron como una plena realidad con la formación de Estados Unidos de Norteamérica en 1776. La creación del primer “país” del mundo tiene como finalidad fundamental “legalizar” la iniciativa privada y luego ejercerla a partir de la implantación de la democracia. De hecho fueron los “mercaderes” los que crearon a los Estados Unidos y a la democracia, para cambiar el milenario Orden Mundial. Es más que revelador que la palabra “privado” en inglés, viene de “pirata”.

 

En efecto, los “piratas” actuaban “por su cuenta”, bajo la tolerancia y complicidad de la corona inglesa, pues hasta ese momento, era “ilegal” que un grupo de ricos tuvieran “iniciativa privada” para enriquecerse al desvalijar a otros de sus riquezas. Desde esta perspectiva histórica-filosófica resulta que la iniciativa privada, es una acción pirata en contra de la sociedad y el gobierno.

 

Como dijimos, desde los faraones hasta los reyes europeos del siglo XVIII, en el mundo entero los “mercaderes” estaban totalmente controlados y NO TENÍAN LIBERTAD de explotar, transgredir a su antojo. Todo estaba controlado por el gobierno, fuera este un imperio, un reino o una federación, lo mismo en China, que en India o en el México antiguo.

 

En el “Viejo Orden Mundial”, el comercio era tomado como “un mal necesario” y el poder que emanaba de la riqueza comercial resultaba muy peligroso para la estabilidad del gobierno, lo mismo en Tebas, Bagdad, Roma o Tenochitlán. El poder que deviene de la riqueza económica y comercial es una riqueza y un poder inmoral e indebido, pues se sustenta en apropiarse del trabajo de otros. El comercio es rapiña camuflajeada. El poder derivado del comercio no tiene ninguna responsabilidad social o histórica con los pueblos. El comercio no genera ningún bien, solo los productores generan riqueza. Los “mercaderes” se apropian del trabajo de otros. Comprar barato y vender caro es el código del becerro de oro.

 

Los “mercaderes” han inducido a los pueblos a que busquen y luchen, como propia la libertad de los “mercaderes”. Los “mercaderes” han estado luchando a lo largo de los últimos mil años para cambiar EL VIEJO ORDEN MUNDIAL y construir un nuevo orden, donde el dinero este por encima de todo valor humano, que la ciencia este por encima de la religión, que el Mercado este por encima del Estado, que la libertad económica este por encima de la libertad espiritual, que la ciencia este por encima de la religión.

 

Un mundo donde se busque la “modernidad” y se desprecie la tradición, se venere la tecnología y de desprecie el arte, donde se rinda culto al TENER y se desprecie el SER. Un mundo sustentado en el consumo, el individualismo, la violencia, la enajenación, el embrutecimiento y la ignorancia. Los “mercaderes” a través de todos los medios, especialmente la televisión buscan deshumanizar y embrutecer a los pueblos para mejor explotarlos y dominarlos. Los “mercaderes” esclavizan a los pueblos a través de la búsqueda de su libertad para comprar. El tener dinero y poder de compra es la libertad total.

 

En efecto, nunca como en nuestros días, existen miles de millones de seres humanos esclavizados a través de la ignorancia. Es curioso pero a más “libertad y democracia”, mayor ignorancia y pobreza en los pueblos del mundo. Los “nuevos centuriones” al servicio de los “mercaderes”, andan surcando los mares en sus poderosas maquinas guerreras atacando pueblos que no se someten al “culto al becerro de oro”. Su “guerra Santa” y su profeta Bush se ilumina al invadir Afganistán o Irak para imponer “su democracia”, el libre mercado, la libre empresa, el liberalismo económico.

 

El pueblo de Estados Unidos, que desde 1776 es esclavo del dinero, el progreso, la tecnología y el consumo, es decir, el pueblo esclavo de “los mercaderes”. Es reclutado de todo el planeta y llegan “al nuevo mundo” a hacer el “sueño americano” y vivir en el país de “la libertad” para volverse “gringos”. El costo… El costo significa peder la identidad, la cultura, las tradiciones, la sensibilidad, el asombro, la familia, la espiritualidad, la religiosidad, los amigos, en síntesis, la calidad de ser humano y por supuesto, enrolarse en su maligna y odiosa maquinaria guerrera para someter a más pueblos al imperio del Becerro de Oro.

 

El ser humano se debate en dos caminos desde el principio de los tiempos. Rendirle culto al Espíritu o a la materia. La conciencia y la autodeterminación son los grandes dones que Dios nos ha dado para llegar a él. El camino del Espíritu esta sujeto a leyes de trascendencia y evolución continua. El camino del culto a la materia esta sujeto a las poderosas fuerzas de “la inercia de la materia” que nos condenan a caer en el abismo de la estupidez.

 

Lo que nos hace SERES HUMANOS es nuestra debilidad y nuestras deficiencias… porque sí fuéramos “perfectos”, seríamos ángeles. Lo que le da sentido a la vida es precisamente el tomar conciencia de nuestra gran limitación y actuar en consecuencia, es decir… BUSCAR LA LIBERTAD INTERIOR, la libertad que nos desprende de la materia que nos contiene y nos permite penetrar en el luminoso mundo de la plenitud espiritual.

 

De modo que los “mercaderes” nos han engañado y nos han confundido, ahora la gente busca el dinero y la materia para encontrar la libertad.

 

La LIBERTAD INTERIOR es la mayor riqueza que poseemos los seres humanos. La pregunta obligada amable lector es, ¿qué estamos haciendo cotidianamente para llegar ser libres, para conocer LA LIBERTAD INTERIOR?

Buscar