LAS PODEROSAS FUERZAS DEL MAL

Las grandes empresas trasnacionales están manejando sus poderosas presiones económicas y políticas para favorecer a sus intereses que están destruyendo a los seres humanos y al mismo planeta. Lo que esta sucediendo en E.U. es un claro ejemplo. El gobierno ha invertido cientos de miles de millones de dólares en la invasión de Irak, arrancó a 150 mil jóvenes de sus vidas pacíficas para enviarlos a invadir, morir y matar civiles. Todo esto para favorecer los intereses de éstas empresas, para las cuales todo es negocio: la invasión, la reconstrucción y el petróleo como botín de guerra. El ejército invasor ya reconoce que la moral de la tropa esta por los suelos y el índice de suicidios es muy alto entre los soldados norteamericanos.

 

El pueblo contribuyente de E.U. y los jóvenes que están enloqueciendo en Irak, están pagando con su dinero y sus vidas la voracidad de los adoradores del Becerro de Oro.

 

En Bolivia el ejército ha asesinado a más de 80 ciudadanos que se oponen a que su presidente le regale el gas natural a las empresas trasnacionales. En México Vicente Fox y su camarilla de traidores a la patria, pretenden entregar el petróleo y la electricidad a las trasnacionales, engañando al pueblo con la mentira de que es lo mejor para “salvar” estas empresas estratégicas.

 

Amable lector, si usted hace un análisis de los diarios, podrá encontrar que la situación es muy similar en lo que llamamos “el mundo libre y el tercer mundo”. Los pueblos de los países ricos y pobres están luchando en contra de los gobiernos títeres de los “mercaderes” y en contra de las instituciones supra nacionales que usan los mercaderes para controlar el mundo (BM. FMI. OMC.)

Tanto en Europa, E.U. Japón y Korea, las protestas en contra de los amos del dinero, los adoradores del becerro de oro, los obscuros y perversos mercaderes, son constantes y violentas.

 

La gente pensante de todos los países dominados por los mercaderes, ya se han dado cuenta de que quien tiene verdaderamente el poder político en sus países son los mercaderes y que los políticos, así se trate de Busch, Putin o Fox, son solo “empleados de confianza” de los amos del dinero, que velan por sus intereses y engañan a sus pueblos.

 

En efecto, el engaño y la mentira cínica y descarada es ahora la divisa para gobernar. Esto se puede lograr debido a que los “mercaderes” son los dueños de los medios masivos de información en casi todo el mundo. Los medios masivos son una de las mejores armas de dominación de los mercaderes. Amable lector, analice la T.V. comercial y vea como el principal objetivo es EMBRUTECER Y ENAJENAR al pueblo. Los valores humanos están siendo manipulados de manera brutal y deshumanizada. Lo malo lo convierten en bueno. Los vicios en virtudes. Las mentiras en verdades. Este veneno que todos los días le inyectan a través de los ojos y llega al cerebro de los pueblos, los están dejando totalmente embrutecidos y deshumanizados.

 

Esta es la condición necesaria que requieren los “mercaderes” para hacer invasiones, reformas estructurales, entregar las riquezas naturales a las trasnacionales, privatizar los sistemas de salud, educación, alimentarios, reducir el nivel y la calidad de vida.

 

Lo que están destruyendo sistemáticamente los “mercaderes” en los pueblos de todo el mundo son los valores morales y espirituales, los principios éticos y solidarios, las aspiraciones más exaltadas de la conciencia y el espíritu humano. Lo que les permite resistir a los pueblos la agresión de los mercaderes es la fortaleza de sus culturas, sus tradiciones, sus costumbres. Los valores humanos que los pueblos han depositado en sus religiones ancestrales, en sus milenarias costumbres, en las instituciones sociales y comunitarias. Pero fundamentalmente la riqueza humana y espiritual que se encuentra en la familia.

 

Por eso es que la “modernidad”, el consumismo, el individualismo, el materialismo, son las armas de los adoradores del becerro de oro para dominar a los pueblos y destruir a la familia.

 

Estamos viviendo tiempos difíciles. Los “mercaderes” están usando todo su poder y se han desenmascarado para obtener el control planetario y la explotación humana esta en marcha. Vendrán tiempos más difíciles, dolorosos y muy sangrientos. Los amos del dinero tratarán con todo su poder, medios y dinero de neutralizar a los pueblos y a las personas, tanto en lo general como en lo particular a través de embrutecer y enajenar. Aparentemente la lucha es desigual, pues los pueblos tienen al “sistema” en su contra. Sin embargo, existen dos elementos muy importantes para tomar en cuenta. El primero es la grandeza y el potencial del Espíritu Humano. El segundo es la extrema debilidad de los “mercaderes”, debido a que su fuerza nace de la inconciencia humana. De modo que son extremadamente vulnerables. Resulta paradójico e increíble pero así es. Cuando un pueblo toma conciencia y se une, nadie lo puede derrotar. Ni siquiera las poderosas fuerzas del mal que dirigen a los “mercaderes”.