Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,949,668

Localizan muerto al líder del Frente Popular de la Montaña de Guerrero

Hits:373

Localizan muerto al líder del Frente Popular de la Montaña de Guerrero
Estaba en una fosa clandestina
Señalan pugnas con el alcalde de Tlapa // Al menos tres activistas más han recibido amenazas de muerte y piden protección
Foto? El cuerpo del dirigente del Frente Popular de la Montaña, Arnulfo Cerón Soriano, quien se encontraba desaparecido desde el 11 de octubre pasado, fue hallado ayer en una fosa clandestina en el municipio de Tlapa de Comonfort, Guerrero.Foto cortesía Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan
Sergio Ocampo Arista Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 21 de noviembre de 2019.
Chilpancingo, Gro., El dirigente del Frente Popular de la Montaña (FPM), Arnulfo Cerón Soriano, quien tenía reporte de desaparecido desde hace 40 días, fue encontrado muerto en una fosa clandestina en un paraje del tramo carretero Tlalpa-Igualita, en la colonia Aguaje del municipio de Tlapa de Comonfort, Guerrero, informaron el gobernador Héctor Astudillo Flores y el titular de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), Jorge Zuriel de los Santos, así como sus compañeros de organización.

En conferencia de prensa conjunta realizada en Casa Guerrero, el abogado del estado señaló que las diligencias se llevaron a cabo en un predio conocido como Los Tres Postes y en ellas participó personal de la FGJE, de la Comisión Nacional de Búsqueda, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y del FPM.

Zuriel de los Santos aseguró que el hallazgo del cuerpo fue resultado, entre otros acontecimientos, de la detención de Teresa N, llevada a cabo en Tlapa el pasado 23 de octubre; y de Jorge N, La Chiva, el 6 de noviembre en el estado de Morelos. Ambos fueron vinculados a proceso por la desaparición y el homicidio de Cerón.

Informó que hay otros cuatro detenidos y que se están recabando elementos para procesarlos como copartícipes en el secuestro y asesinato del líder campesino.

En la rueda de prensa no se dieron más detalles sobre las investigaciones, pero el fiscal anunció que se dará con los autores intelectuales del crimen.

En tanto, el gobernador Héctor Astudillo lamentó las condiciones en que se encontró el cuerpo del dirigente social.

Se mostraron fotografías de las excavaciones, realizadas con una retroexcavadora. La máquina abrió unos 40 metros lineales y una fosa de tres metros de profundidad; allí se encontró a las 13:20 horas el cuerpo del líder del FPM.

Arnulfo Cerón, de 47 años de edad, salió de su casa el 11 de octubre por la noche y se dirigió a las instalaciones de un grupo de Alcohólicos Anónimos donde ofrecía pláticas.

A las ocho de la noche fue la última conexión que muestra su teléfono. Desde ese momento no se supo de su paradero.

Señalan deficiencias y lentitud de autoridades

Juan Sánchez Gaspar, coordinador de la Comisión de Gestoría e integrante de la dirigencia del FPM, dijo que a pesar de que notificaron a tiempo a los tres niveles de gobierno la desaparición de Cerón Soriano, su búsqueda fue muy lenta. Si la Fiscalía de Guerrero nos hubiera hecho caso quizá nuestro compañero habría regresado con vida.

Nunca siguieron los protocolos. Tuvimos que presionar en los ámbitos nacional e internacional y sólo así se integraron las jornadas de búsqueda, que culminaron hoy. Fue la esposa del compañero Arnulfo Cerón quien acudió a reconocer el cuerpo porque nosotros como organización no fuimos convocados, se quejó.

Agregó que el mediodía de ayer fueron ocupadas las instalaciones del ayuntamiento de Tlapa, que encabeza Dionisio Pichardo García, y advirtió que el FPM seguirá exigiendo justicia y presionando al Estado para esclarecer la muerte del dirigente.

El director de Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, destacó: Estamos de luto. Es un mensaje funesto y por eso queremos que se investigue la línea de que Arnulfo Cerón fue desaparecido por ser defensor de los derechos humanos en la Montaña. Asimismo, hizo un llamado a los gobiernos estatal y federal para que den muestras de compromiso y vayan a fondo en la investigación del crimen.

?Queremos saber por qué se le desapareció en un proceso de criminalización y denostación pública y se le colocó en una situación de alta vulnerabilidad, dentro del marco de un ambiente de tensión que se vive en Tlapa, que es un caldo de cultivo para que se siga atentando contra los defensores.

Lo queríamos con vida, pero lo encontramos sin vida. Eso es una daga en el corazón y una ofensa a la lucha de los defensores de los derechos humanos.

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan condenó la desaparición y asesinato del activista Arnulfo Cerón Soriano y exigió el pleno esclarecimiento de los hechos, así como el procesamiento y castigo a los responsables materiales e intelectuales.

No podemos soslayar que las condiciones de inseguridad que prevalecen en Tlapa, la colusión de las autoridades municipales y otras instituciones con el crimen organizado, así como la falta de garantías para que los defensores de derechos humanos y activistas sociales, en particular Arnulfo Cerón, realicen su trabajo, propiciaron la desaparición y el cobarde asesinato del luchador social, subrayó el organismo.

Represalia por defender a ambulantes: activista

Kenya Hernández, integrante del Colectivo Zapata Vive, lamentó el asesinato de Cerón y subrayó que este crimen fue una represalia porque el luchador social asumió la defensa de los comerciantes ambulantes de la ciudad de Tlapa.

Esta lucha, agregó, ocasionó fuertes confrontaciones con el alcalde de Tlapa, el morenista Dionisio Pichardo García, con comerciantes , transportistas, y otros grupos de interés económico y de choque, de los que había recibido amenazas de muerte, según denuncia de Tlachinollan.

De igual forma, señaló que hay al menos otros tres activistas que han sido blanco de amenazas y corren riesgo de ser agredidos, por lo que pidieron medidas cautelares al gobierno del estado y buscarán aplicar sus propios métodos de seguridad.

El líder nació en una comunidad rural de la región de la Montaña y hablaba náhuatl. En esta región realizó sus estudios básicos y posteriormente se fue a estudiar derecho en la Universidad Autónoma de Guerrero, carrera que concluyó en 1994.

Al año siguiente realizó su servicio social en el Centro de Derechos Humanos Tlachinollan. Luego de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, se entregó completamente al movimiento para exigir la presentación con vida de los jóvenes.

Participó como dirigente del Movimiento Popular Guerrerense, alrededor del cual se aglutinaron varias organizaciones de la Montaña y posteriormente, junto con otros luchadores sociales, conformaría el Frente Popular de la Montaña y, más recientemente, el Movimiento por la Liberación de los Presos Políticos de Guerrero.

(Con información de Fernando Camacho Servín)

Buscar