Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,386,486

El Palacio Azteca bajo domino español. Susan Toby Evans

Hits:2192

El Palacio Azteca bajo domino español
Símbolo de disco en el Mapa de México de 1550
(mapa de Uppsala o Mapa de Santa Cruz)
Susan Toby Evans
(fragmento)
Abstracto: El Tecpan o Palacio administrativo Azteca, ha persistido hasta el presente en muchas pequeñas comunidades en el Valle de México, ha conservado funciones gubernamentales y proporciona un espacio para ellos y para la vida pública de líderes locales. Este trabajo analiza la transformación de tecpans del Imperio Azteca en edificios comunales de dominación colonial española, utilizando evidencia arqueológica y etnohistórica para examinar las condiciones bajo las cuales algunos tecpans fueron destruidos (p. ej. el tecpan de Moctezuma II en Tenochtitlán) mientras que otros, en capitales regionales y locales, sobrevivieron y prosperaron.

El Mapa de México de 1550 muestra la geografía política de la cuenca de México en la mitad del siglo XVI y revela que muchas de las capitales de las antiguas ciudades-estado se designan gráficamente por edificios con motivos de discos sobre sus dinteles. Sin embargo, mientras que el disco, un muy antiguo símbolo Mesoamericano de preciosidad y autoridad, tiene asociaciones bien conocidas con tecpans, y así el mapa es una guía a algunos de los lugares con tecpans — y gobernaciones nativas — en aquel momento, su referencia con disco fue muy ampliamente asociados con una variedad de lugares valorados en el paisaje de la cuenca de México.

22
14 SUSAN TOBY EVANS

En el México central Posclásico tardío, la vida política de cada comunidad se centró en la residencia y sede administrativa del Señor local. Este edificio fue llamado el tecpan calli, que significa literalmente "casa del Señor el lugar" en náhuatl, la lengua azteca (Figura 2.1). Así el tecpan (como generalmente se llama el edificio) tenía una continua identidad institucional, un papel en que la vida que trasciende los poderes y la vida de cualquier señor local.

El concepto de tecpan representando gobierno de la comunidad persistió cuando los aztecas vinieron bajo dominio español, después de 1521 D.C. A pesar de la radical transformación de muchos aspectos de la sociedad, el tecpan demostró notable durabilidad y consistencia en el significado y función. Siguió representando — y sirviendo como centro para — la vida cívica de la población indígena. De hecho, la supervivencia de tecpans en diferentes tipos de comunidades sirve como símbolo de la supervivencia cultural Azteca en general, como este papel demostrará, y también nos da pistas sobre el cambio de organización política en el siglo XVI. Tecpans, al igual que las comunidades gobernaron, experimentaron una supervivencia diferencial en el período Colonial, con los grandes tecpans imperiales cayendo víctimas de la conquista y los tecpans de ladeas locales desaparecen en el primer siglo del dominio colonial. Tecpans en capitales de ciudades-estado sobrevivieron, como lo hicieron los que gobernaban los barrios nativos de Tenochtitlan-Tlaltelolco y Texcoco. La primera parte de este documento analiza los patrones y ejemplos de supervivencia diferencial de tecpans.

Debido a que fuentes documentales nativas identificaron tecpans por el friso de disco sobre el dintel, un antiguo motivo de preciosidad y poder, se confirma la supervivencia de tecpans en ciudades-estado y barrios, se puede buscar en documentos de la época Colonial. En la segunda parte de este documento, el Mapa de México de 1550 (también conocido como Mapa de Uppsala y erróneamente (véase abajo), Mapa de Santa Cruz, (Elasser 1974; Leon-Portilla y Aguilera 1986; Linne 1948) se examina como un registro de mediados del siglo XVI de la ubicación de tecpans en la cuenca de México. El mapa nos ayuda a comprender las transformaciones y continuidades en el significado del motivo disco. El motivo de disco como se muestra en el mapa sugiere cambios de vistas del paisaje y lugar. Conserva la ubicación de lugares valiosos, pero mientras que éstos son parte de la estructura política remanente, no son necesariamente limitados a asientos de señoríos del período posclásico. Así sobrevivió el motivo del disco, en parte, para designar tecpans, pero como un subconjunto de lugares reconocidos como preciosos por los estándares de las culturas europeas y nativas.

 23
El Palacio Azteca bajo domino español    /    15

Supervivencia de Tecpans

La supervivencia diferencial de tecpans precolombinos como edificios comunitarios en el período Colonial se entiende mejor si observamos cambios en el tiempo en la jerarquía política que representan tales tecpans. Escribiendo en los años de 1560 el cronista español Zorita dijo de la jerarquía política postclásica que "cuando la nueva España fue conquistada por los españoles, este modo de gobierno nativos se retuvo y continuó durante algunos años, Moctezuma solamente perdió su reino y dominio, que fue investido en la corona real de Castilla" (Zorita 1994:113). Poco a poco, a lo largo de los cien años después de la invasión europea, esta situación cambió. Podemos definir tres periodos pertinentes a esta transformación: primero, inmediatamente antes de la conquista; segundo, inmediatamente después de la conquista; y tercero, después de 1600 D.C. En ese momento, el colapso demográfico resultó en el abandono de muchos pueblos y el reasentamiento forzoso de la población remanente de aldeas rurales en las ciudades, como parte de las congregaciones civiles. En el transcurso de este período, los tecpans se convirtieron en foco de un conflicto de intereses emergente entre las comunidades y las familias de antiguos gobernantes; casos en cortes muestran cómo ciudades intentaron retener tecpans como base comunitaria de enfoque de autoridad local, mientras que los herederos de los gobernantes posclásicos trataron de asegurar derechos de propiedad privados sobre ellos.

Podemos conceptualizar los tres períodos de cambio en términos del cambio jerárquico del poder político. La Figura 2.2 presenta estas tres situaciones como diagramas esquemáticos. Antes de 1521, los grandes huetecpans imperial de los huey tlatoanis de Tenochtitlan y Texcoco encabezó la jerarquía, con una cadena de mando a través de tecpans de los gobernantes de ciudad-estado (tlatoani [Señor heredero] y calpixque [administrador]), hasta los señores menores administrando los pueblos desde sus tecpans.
 
El primer gran cambio después de 1521 fue la sustitución del Palacio español por tecpans del nivel más alto (en el diagrama, la Casa de Marqués [Cortés] del Mapa de México ha sido sustituido por el glifo que representa el tecpan imperial). Esto ilustra la observación de Zorita que los españoles habían conservado la estructura política del Imperio Azteca, mientras que, al reemplazar a los más altos gobernantes mismos. El mantenimiento del tributo precolombino y jerarquía administrativa en los primeros años del período colonial dio un fuerte elemento de estabilidad en medio de tanto cambio, pero las enfermedades que azotaron a la población en décadas posteriores afectó a los plebeyos artesanos, granjeros y señores nativos locales por igual. En esta situación caótica, no sólo fue socavado el sistema tributario por pérdida de la población, pero también se presentaron oportunidades para nativos ambiciosos y colonizadores para

24
16 SUSAN TOBY EVANS

aprovecharse de propiedades cuya propiedad legal estaba en limbo (Gibson 1960). Con frecuencia, la ambigüedad se derivó del conflicto entre la antigua tradición de tecpan como casa de la comunidad y la más reciente de dar derechos de propiedad privada en los tribunales coloniales españoles.

Este conflicto entre reclamos de propiedad pública y privada era intrínseco a las funciones duales del tecpan. Como casa comunal, era un elemento principal de continuidad en la vida de la población indígena de México durante el período Colonial, como sabemos por ejemplos en muchas ciudades, como Tlaltelolco, Culhuacan y Cuernavaca. Sin embargo, como un lugar donde un señor o familia gobernante había vivido y trabajado, el tecpan también tenía una identidad como casa de familia. Era objeto de enemistad con la comunidad si la familia trataba de reclamarlo como propiedad privada y a enemistad tanto de la comunidad como de la familia noble cuando los españoles intentaron reclamar su propiedad.

En suma, los más eminentes tecpans, los de los grandes emperadores, fueron transformados por los españoles, ya que se instalaron en el nivel más alto de orden sociopolítico y construyeron sus mansiones donde habían estado los palacios aztecas. En el otro extremo del espectro administrativo Azteca, tecpans en pueblos fueron abandonados cuando el campo perdió población. La mejor supervivencia de comunidades y su tecpans tuvo lugar a nivel de las ciudades-estado, donde gobernadores nativos continuaron la tradición de gobierno, y sus tecpans continuaron funcionando. Y este sistema de administración por los señores gobernante funcionó bien— tan bien, de hecho, que vestigios de ellos permanecen hoy en grandes ciudades, como institución de la comunidad o tecpan de comunidades, un ayuntamiento donde varios acontecimientos cívicos tienen lugar y que funciona como un lugar de reunión cuando se debe lograr un consenso. Esto demuestra el punto que mientras un enfoque etnohistórico enfatiza el tecpan como institución, el tecpan fue un lugar —específicamente, un lugar precioso con bienes materiales tangibles. Localidades de Tecpan se observaron en los mapas y en algunos casos tecpans han sido recuperados arqueológicamente.

Destino de Tecpans imperiales antes de la conquista de Tenochtitlan y Texcoco

Las tradiciones Azteca situaban a los señores en la intersección de poder espiritual y secular: el centro de la ciudad, cuando: donde se ubica el templo y el mercado. En Tenochtitlan, el complejo del Templo Mayor fue plantado en el eje de la traza de la ciudad y dominaba la arquitectura cívico ceremonial. El tecpan donde Moctezuma vivió en 1519 estaba situado justo al sur del Templo Mayor y viendo hacia el oeste, a la plaza principal de la ciudad—el zócalo — donde se hacia el mercado de Tenochtitlan. Tlaltelolco, Texcoco y muchas otras comunidades concatenan espacialmente el templo-pirámide, tecpan y mercado. El templo confería a los gobernantes la energía espiritual de sus parientes, los dioses. El mercado les dio control sobre —y sus ingresos— del intercambio de mercancías dentro y fuera de la comunidad que gobernaban.

La mayor parte de lo que sabemos sobre los grandes tecpans imperiales de Tenochtitlan y Texcoco se deriva de fuentes del siglo XVI, y por lo tanto nuestra visión de su identidad antes de la conquista esta matizado el gran alcance de su destrucción cuando los españoles conquistaron el Cuenca de México. Tenochtitlan fue nivelado en gran parte por el sitio de 1521. Al parecer quedaban algunos vestigios del tecpan de Moctezuma en el lado este de la plaza, pero después de la conquista, que el sitio fue rápidamente reclamado por Cortés, quien construyó su propio palacio. Cortés realmente estaba más interesado en su Palacio de Cuernavaca, y por 1562 su hijo vendió la propiedad de Tenochtitlan a los Virreyes. Hoy, Palacio Nacional de México ocupa el sitio, haciéndolo un caso notable de sincretismo “locacional” durante los últimos 500 años

Tecpans imperiales de Texcoco sufrieron un destino diferente, análogo a los destinos de las dos ciudades. Amplios y lujosos, los palacios de Netzahualcóyotl y Nezahualpilli fueron destruidos en parte en la conquista, especialmente por acciones de "fuego amigo"— incluso después de que los Texcocanos habían prometido lealtad a los españoles, sus aliados tlaxcaltecas saquearon y robaron. Aun así, había bastante del Palacio de Netzahualcóyotl para que Pedro de Gante viviera allí en la década de 1520 temprano y llegó a entender

25
El Palacio Azteca bajo domino español     /    17

la importancia del patio principal de tecpan como un foro de enculturación y persuasión política (Evans 2004; de la Maza 1972). De Gante utilizo la forma del tecpan como base para su escuela de élite juvenil Azteca que fue parte del monasterio franciscano construido en Tenochtitlan en el sitio del parque zoológico de Moctezuma.

Parte del contraste entre la situación de Texcoco y de Tenochtitlan se relaciona directamente con el grado en que cada ciudad continuó siendo una capital nativa. Texcoco era francamente de relativamente poco interés para los españoles, quienes se aferraban a la vida de la gran ciudad cruzando el lago y le disgustaba vivir en otros lugares (Charlton 1986:124). Así gobierno nativo en poblaciones relativamente ignoradas continuó administrando a los aztecas sobrevivientes desde tecpans, incluso cuando los edificios se derrumbaban, como fue el caso en Texcoco.

Texcoco. Tecpan de Quinatzin. Mientras que los más famosos y extensos palacios de Netzahualcóyotl y Nezahualpilli se convirtieron en ruinas y un tecpan de Texcoco aún más antiguo, el de Quinatzin, continuó en uso. En el episodio más famoso de la Inquisición en el México colonial, el gobernador nativo de Texcoco, un descendiente de Netzahualcóyotl, fue acusado y encontrado culpable de seguir las prácticas religiosas nativas. Aquí, el viejo adagio "busca el motivo del dinero" es apropiado, porque una de los puntos en controversia era el tecpan Quinatzin y su extensa huerta de árboles nativos y europeos. Los españoles sostenían que la propiedad se perdía debido a la herejía de su propietario, mientras que los nativos reclamaban que bajo la antigua tradición el tecpan era propiedad de la comunidad, habitado por—sin ser el dueño— el legítimo gobernante nativo (Cline 1966, 1968; Harvey, 1991).

Nuevos tecpans Post conquista
Vemos los tecpan en transición en Tenochtitlan-Tlaltelolco en dos casos. En Tenochtitlan, fue construido un nuevo tecpan para don de Andres de Tapia de Motelchiutzin, gobernador de la ciudad nativo y descendiente de Moctezuma y uno de los conquistadores. En Tlaltelolco, el viejo tecpan de la comunidad fue restablecido después de 50 años de dominio de Tenochtitlan sobre ellos, comenzado en los años de 1470 con el derrocamiento de la dinastía independiente de Tlaltelolco. Los dos casos ofrecen un contraste de cómo tecpans sobrevivieron en la capital en la segunda etapa del periodo colonial temprana de transformación de tecpan.

Ciudad de México-Tenochtitlan: Tecpan de la familia Tapia. En la ciudad de México-Tenochtitlan, ocurrió una variante de la lucha por definir el tecpan bajo dominio español, en relación con un nuevo tecpan que fue construido para Tapia. Mientras que el tecpan de Tapia fue construido con mano de obra nativa y claramente fue pensado para ser la residencia del gobernador nativo, de mediados del siglo XVI el gobernador y su familia fueron envueltos en una pelea con sus gobernados nativos sobre propiedad del tecpan, Tapia lo reclamaba como su Palacio personal (Calnek, comunicación personal 1997, citando al Archivo General de la nación 1576).

Tenochtitlan Ciudad de México: Tecpan Códice Osuna. Parte de la resolución de este problema fue la construcción de otro tecpan en Tenochtitlan (Figura 2.3). Esta ilustración del Códice Osuna (1878) muestra un híbrido

26
18 SUSAN TOBY EVANS

de tradiciones arquitectónicas nativas y de estilo español, pero más fuertemente expresaba la disposición de tecpan nativo: el gran patio principal y la sala elevada enfrente de la entrada, que era probablemente la sala de trono del gobernante (ver Evans 1991 y 2004 para una discusión más extensa del diseño de tecpan). También nota el uso lujoso del friso de discos como un adorno en la pared exterior del conjunto del tecpan y sobre el dintel del edificio principal.

Tlaltelolco: Tecpan de Santiago Tlaltelolco. Los cuatro cuartos o barrios principales, de ciudad de México-Tenochtitlan fueron hogar para población española de la ciudad y muchas familias nativas. El "Quinto cuarto" de la ciudad desde los años de 1470 fue Tlaltelolco; en aquel tiempo, Tlaltelolco había hecho un fallido intento por independencia de su arrogante ciudad hermana, y desde entonces había languidecido bajo la dictadura militar de Tenochtitlan. Después de la conquista española, se hizo una especie de barrio nativo en Tlaltelolco. De hecho, la dinastía Tlaltelolcan fue restaurada y su tecpan destruido hacia mucho, fue reconstruido.

El tecpan de Tlaltelolco ha tenido una larga historia. En cierto sentido, ha sobrevivido hasta el presente como un edificio de servicios comunitarios. En el siglo XVI, el tecpan era un "magnífico palacio" según Cervantes de Salazar (1875[1554]). Pero en los primeros años de 1560, los gobernantes nativos fueron desalojados del tecpan, como se muestra en la figura 2.4, porque un juez español se instaló para oficiar allí (Barlow 1948:119). Otro tecpan fue construido en 1576 en la misma zona.

El tecpan de Tlaltelolco continuó como un punto importante a lo largo de la época colonial — tan tarde como 1809. El "gobernador por Su Majestad" firmaba documentos en el "Real Tecpan de Santiago [Tlaltelolco]" (López Sarrelangue 1956:200). Pero por la década de 1850 el edificio fue convertido en una especie de centro de delincuencia juvenil y después de eso en un orfanato. Hubo algunos esfuerzos para restaurar una parte de este en la década de 1960. (Flores Marini 1968).

Tecpans de Ciudad-estado
Junto con estos tecpans en los barrios nativos de principales ciudades, tecpans a nivel de ciudades-estado tuvieron la tasa más alta de supervivencia, porque sus comunidades sobrevivieron y, durante un período muy prolongado, los españoles permitieron que gobernadores nativos los administraran directamente. Así en Cuernavaca, por ejemplo, los nativos de la época colonial votaban no en un edificio religioso o en la casa de un poderoso español local, pero,

sin la intervención de no indígenas y en edificios descritos frecuentemente como casas reales, un palacio o tecpan de una comunidad

27
El Palacio Azteca bajo domino español     /    19

(Palacio de la comunidad). esta última práctica probablemente habría sido la norma de todos modos, porque era la costumbre pre conquista para consumar la elección de un tlatoani en el tecpan o Palacio (Haskett 1991:32).

En Culhuacan, encontramos una situación similar a la del tecpan Tapia, con el edificio tecpan tratado legalmente como una propiedad de la familia. Consideremos el caso de una María, que carecía de títulos nobles pero que vivió en el tecpan e intentó garantizar su familia continuar con el derecho a hacerlo en su testamento:

Y la casa que apenas ha sido techada será para el público porque es tecpancalli (Palacio) pero a pesar de ser pública, es el hogar de todos mis hijos y nietos. Será como lo ha sido; deben mantenerlo barrido y atender a público allí [Cline y León Portilla 1984:228 -233]

María pudo haberlo cuidado a largo plazo, pero otra mujer, que utilizó el título español "doña", no sólo expresó en su testamento que "su tecpancalli" era su hogar, pero también reclamó las 20 chinampas asociados con el (tecpan) "son de mi propiedad y mi herencia" (Cline y León-Portilla1984:249). Esto representa una erosión grave de la vieja asociación institucionalizada de la tierra para apoyar el tecpan con el tecpan como una comunidad.

Tecpans de Pueblos
estos asuntos dejaron de ser problemático por 1600 para la mayoría de las comunidades más pequeñas porque sus tecpans no eran necesarios por la gente que quedaba. Un ejemplo de ello es el tecpan en Cihuatecpan, un pueblo de aproximadamente 1,000 personas que ordenaron abandonar en 1603 (Archivo General de la nación 1603). Las excavaciones allí confirmaron el récord etnohistórico— pedazos de cerámica tipo mayólica Azteca IV, figuras de españoles, incluso algunos accesorios de metal y huesos de vaca en el patio trasero de la estructura 6, el presunto tecpan, todos atestiguan el uso de este edificio en el siglo XVI (Evans y Abrams 1988). En toda la cuenca de México, cayó la base de la jerarquía de tecpan Azteca durante un largo período de tiempo, una pérdida simétrica a la del periodo temprano pos conquista del nivel huey tecpan.

Lugar del Señor, lugar
de valor inapreciable:
Significancia del friso de discos
 
El adorno de disco para designar el tecpan era parte del sistema de glifos del período Posclásico para el altiplano central, definiendo y registrando lugares de poder comunitario. Por lo tanto el motivo de disco es una clave importante para entender cómo fue organizado el mundo de la pre-conquista, el poder que tenían ciertos lugares. Ya hemos visto un ejemplo período Colonial de su uso, en la representación del Códice Osuna del tecpan. Comparando las figuras 2.3 y 2.4, vemos edificios con diseño y forma similar: el gran patio es una característica estándar de tecpans por todas partes, y también es la habitación elevada en el patio en el camino de entrada. Ambos edificios tienen arcos europeos, pero el tecpan del Códice Osuna también tiene puertas de estilo nativo y el friso de discos. En documentos del siglo XVI como el Códice Florentino este motivo es más comúnmente asociado con el tecpan, aunque también se ofrece en edificios ritual sagrados (Evans 1991:71-76, citando a Sahagún 1979 |dibujo 84| y 1963 [dibujos885-890].

El motivo del disco, el glifo de preciosidad. es un símbolo para varios conceptos y objetos preciosos. Es el signo de jade y otras piedras verdes chalchihuites y por asociación, una representación del agua y la vegetación. El disco también representa la unidad de "uno" se utiliza en registros calendáricos y de tributo, tales tabulaciones especiales son formas de conocimiento por las elites para regular las cuestiones sociales y espirituales. Todos estos significados tenían asociaciones especiales con señoríos de Mesoamérica, y ejemplos que se extienden millares de años al pasado indican la profundidad temporal y el alcance espacial de su uso.

28

20 SUSAN TOBY EVANS

Los aztecas compartían la creencia mesoamericana general que los señores estaban más estrechamente relacionados con los dioses que los macehuales. Así, el lugar del Señor, como los palacios de Moctezuma representados en el Códice Mendoza (Figura 2.5), era, por definición, un lugar sagrado, y dimensiones de esta relación impregnaba la residencia real. Como símbolo de valor inapreciable, era lógico aplicar el motivo disco a templos y otros edificios importantes. Sin embargo, su asociación más consistente en contextos Azteca era con el Palacio. Pasemos ahora al Mapa de México de 1550, un ejemplo del friso de disco como una expresión abreviada de gobernador nativo y de una más general percepción de un lugar geográficamente crítico en la cuenca colonial temprana de México

Mapa de México de 1550
A mediados del siglo XVI, el Colegio de Santa Cruz en Tlaltelolco capacitaba a jóvenes nativos para producir manuscritos en un estilo que combinaba costumbres de expresión en las tradiciones europeas y central mexicanas. Estos artesanos produjeron algunos de los manuscritos ilustrados más famosos del centro colonial temprano de México, el códice herbario Badiano, Sahagún de Tlaltelolco, (2) y el Mapa de México de 1550 (Figura 2.6), que se ha conocido como el Mapa de Santa Cruz (Linne 1948:201; 1994:156 de Robertson) y también de Uppsala porque reside en la biblioteca de la Universidad en Uppsala, Suecia (Glass 1975:194; Linne 1948). (3) más recientemente, en un esfuerzo por distinguirlo de otros mapas de "Santa Cruz." se ha llamado Mapa de México Tenochtitlan y sus contornos hacia 1550 (León Portilla y Aguilera 1986). Para simplificar, en adelante se llamará el Mapa de México en este estudio.

Mide 78 por 114 cm. pintado sobre piel, el mapa lleva una nota dedicatoria ahora gravemente dañada en latín del cartógrafo Alonso de Santa Cruz de la corte a Charles V, ofreciendo una vista de Tenochtitlan (León Portilla y Aguilera 1986:29-30). Presumiblemente, el mapa fue ordenado para ser enviado a España, y quien lo vería es una importante clave en cuanto a dónde y por qué se empleó el adorno de disco. Estos documentos eran valiosas adiciones a las bibliotecas real, y éste también pudo haber servido como una ayuda de memoria, una ilustración para los viajeros que regresaban a la corte española de la nueva España y describiendo eventos que ocurrían en los alrededores de la capital. Fue sin duda una gran mejora sobre el mapa de Núremberg 1514 y su fantástica descendencia (véase Nota 3. Arriba).

El mapa muestra la cuenca de México vista desde el este, con Tenochtitlan-Tlaltelolco tomando una parte desproporcionada del espacio. (4) en términos de relaciones espaciales generales, sin embargo, el mapa es bastante preciso; por ejemplo, la red de carreteras y canales que efectivamente conectan los asentamientos se muestra con gran cuidado y compara bien con otras fuentes, incluyendo el diseño moderno de la ciudad de México y alrededores, una

29
El Palacio Azteca bajo domino español     /    21
(El mapa no estaba en el texto)
 
copia superpuesta de rutas de transporte basado en un cubo grande en antiguas calzadas y canales.

El estilo del mapa es típico de documentos pictóricos del Colegio de Santa Cruz, que combina elementos de la tradición nativa de mapas, como el Códice Xólotl y las tradiciones del renacimiento europeo de "mapas de paisaje" ("mapas de paisaje" | León Portilla y Aguilera 1986) y de llenar el paisaje con "figuras de género—cargadores, viajeros y cazadores. Estas escenas son reminiscentes de figuras en pintura de paisaje del norte europeo, como "La torre de Babel" de Breughel (Robertson 1994:160). En el Códice Xólotl las figuras dan una relación histórica definida pertinente al sitio del mapa, pero en el Mapa de México eran supernumerarios en un ajuste del lugar, aunque exacta en traje y ocupación.

La glosa del mapa también es un híbrido de la cultura náhuatl y europea. Glifos del nombre del lugar son más que los topónimos escritos, y generalmente los dos se refieren a diferentes lugares. Glifos del nombre de lugar corresponden más frecuentemente a detalles del lugar, mientras que nombres escritos se refieren a pueblos e instituciones (como hospitales) y a menudo incluyen nombres náhuatl y español. Sin embargo, mucha de la información transmitida por el mapa es inconsistente — pueblos cabecera colonial temprana, sucesores de los Estados-ciudad del Posclásico tardío (Berdan

30
12 SUSAN TOBY EVANS


et al. 1996:109-110) no aparecen uniformemente, por ejemplo. Tal vez sería más exacto decir que como las intenciones de los cartógrafos son poco conocidas por nosotros, su elección de detalles del mapa parece inconsistente.

Arquitectura en el Mapa de México
Hasta cierto punto, la arquitectura en el Mapa de México tiene el mismo propósito que las figuras de género. Las figuras indican la actividad y muchas de las estructuras parecen sugerir vivienda u otra actividad, sin especificar la comunidad real existente en cada lugar específico.

Con el fin de analizar mejor el contenido del mapa, tradicionalmente se ha dividido en 11 sectores (ver figura 2.6 =: 10 son más o menos cuadrados y abarcan las zonas fronterizas, mientras que el undécimo, Sector VI, es un cuadrado doble que comprende Tenochtitlan-Tlaltelolco (Linne de 1948; León Portilla y Aguilera, 1986). Seguimos este sistema aquí en un análisis de las formas arquitectónicas (Tablas 2.1 y 2.2, figura 2.2).  

No están las siguientes páginas, el texto continúa en la página 28

Buscar